Noticias

Las trampas de la industria en la regulación de los cigarrillos electrónicos

En los últimos años ha habido una serie de iniciativas provenientes de la sociedad civil y de legisladores con el fin de poner fin a cualquier duda respecto de la viabilidad o no de aplicar las normas de control de tabaco a los nuevos dispositivos electrónicos de Tabaco, mediante su inclusión expresa en la Ley 1335
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin


Educar Consumidores

Los Sistemas Electrónicos de Administración de Nicotina (SEAN), Sistemas Electrónicos Sin Nicotina (SESN) y Productos de Tabaco Calentado (PTC), se constituyen como los nuevos dispositivos que la industria tabacalera pretende comercializar tal como si no hubiera regulación alguna sobre este tipo de productos.

A pesar de que Colombia ha suscrito tratados internacionales para menguar el impacto de productos como el cigarrillo en la salud de los consumidores, el Convenio Marco para el Control del Tabaco – CMCT, la industria tabacalera ha innovado tanto en los productos que comercializa como en las formas en que los está dando a conocer al público, evadiendo la regulación que hay en el país sobre sus productos.

Actualmente este sector se ha reinventado a partir de nuevos dispositivos como cigarrillos electrónicos y vapeadores, que han sido desarrollados en los últimos años para cautivar un público jóven, a través de estrategias donde venden estos dispositivos como elementos de sofisticación y lujo.

Stand de IQOS en el Festival Estereo Picnic 2019Foto: Archivo Educar Consumidores

Pese a los nuevos productos y métodos de marketing, las actividades que realizan este tipo de empresas siguen encuadrándose en los mismos supuesto previstos por las normas de control de tabaco existentes en Colombia, por lo que la publicidad y la promoción de los productos que comercializan sigue siendo ilegal y por lo tanto las autoridades administrativas, y en especial la Superintendencia de Industria y Comercio deben velar por que tal situación no ocurra, y en ejercicio de sus funciones aplicar las sanciones previstas en la Ley 1335 y el Estatuto del Consumidor.

Efectos nocivos para la salud

A pesar de que estos dispositivos son relativamente nuevos, ya existe suficiente evidencia científica, sin conflicto de interés, que demuestra sus efectos nocivos para la salud de los consumidores.

Los estudios sugieren que la exposición a corto plazo de las células endoteliales a los compuestos utilizados en los SEAN/SESN tiene efectos adversos sobre estas células y esto podría tener un efecto de toxicidad cardiovascular[1], los saborizantes utilizados en los líquidos de estos productos pueden tener un efecto citotóxico agudo en las células respiratorias[2] y tienen una alta capacidad de generar adicción dada la cantidad y la velocidad con la que la nicotina llega al cerebro.

Teniendo en cuenta que los dispositivos de última generación tienen una mayor eficiencia en la liberación de nicotina en cada inhalación y una capacidad para utilizar mayores concentraciones de nicotina en sus líquidos[3], su consumo conlleva a favorecer la aparición de una adicción más temprana y más fuerte a este tipo de productos.

Los usuarios experimentados de cigarrillos electrónicos tienden a tomar bocanadas más largas y a usar el dispositivo más intensamente en comparación con los usuarios novatos. Así que tienen niveles más altos de nicotina en la sangre que se asemejan más a los niveles alcanzados por fumar cigarrillos convencionales, si bien su concentración es más baja que la del cigarrillo común es claro que si existe exposición.

Se estima que cada 20 minutos muere un colombiano por enfermedades relacionadas al consumo de tabaco.

Organización Mundial de la Salud – Min Salud Colombia

El propósito de la Organización Mundial de la Salud para conmemorar el Día Mundial Sin Tabaco en el 2020 es proteger a los jóvenes de la manipulación de la industria y evitar que consuman tabaco y nicotina, por esta razón es necesario regular adecuadamente los productos que la industria tabacalera pretende vender a los menores, apelando a los nuevos dispositivos electrónicos y su marketing digital enfocado a una población joven.

Ver Webinar: Formas de fumar: las trampas de la industria

Campaña de la Organización Mundial de la Salud para el Día Mundial Sin Tabaco #TobaccoExposed Foto: OMS

¿Se están tomando medidas en Colombia para regular el consumo de tabaco a través de los nuevos dispositivos?

Actualmente se encuentra en curso en el Congreso de la República un proyecto de ley 174 de 2018 en Senado y 218 de 2019 en Cámara, el cual busca incorporar los SEAN, SESN y PTC al objeto de regulación de la Ley 1335 de 2009, con lo que estos productos serían objeto del mismo control que se ejerce actualmente para los cigarrillos, sin embargo la respuesta de la industria tabacalera ha sido feroz y a pesar de que su interferencia en las decisiones de política pública está expresamente prohibida por el CMCT, se han valido de asociaciones gremiales tales como la ANDI y FENALCO para cabildear la liberalización del mercado de sus productos e incluso han llegado a participar en una audiencia pública en la que han solicitado a los congresistas que se rechacen las propuestas que les impongan limitaciones adicionales o fortalezcan las existentes.

Ver artículo los vende humo

Teniendo en cuenta esta situación, el llamado de organizaciones de la sociedad civil y en este caso concreto de Educar Consumidores es a incentivar la participación ciudadana en la toma de decisiones y específicamente en las discusiones que se llevan a cabo en la rama legislativa del poder público, ya que mediante estas se adoptan normas que tienen la potencialidad de imponer el ejercicio de determinadas funciones a las autoridades administrativas y de esta manera regular un mercado como el del tabaco, el cual es responsable de una gran cantidad de muertes y es un factor de riesgo para algunas de las complicaciones de salud más comunes.

Colombia tiene un marco normativo claro para la regulación de los productos a base de tabaco.

En el año 2006 se ratificó en Colombia el Convenio Marco Para el Control del Tabaco (CMCT) el cual es un tratado internacional auspiciado por la Organización Mundial de la Salud que tiene como objeto regular la comercialización de los productos de tabaco y sus derivados en aspectos tales como publicidad, promoción y patrocinio; etiquetado y empaquetado; e interferencia de la industria, entre otros.

Este tratado es producto de un esfuerzo multisectorial enorme en el que confluyeron instituciones internacionales, gobiernos, la sociedad civil organizada y el gremio médico, luego de una intensa pugna ocurrida en la segunda mitad del siglo XX entre la industria tabacalera y la comunidad científica sobre los efectos nocivos del cigarrillo.

Actualmente el marco normativo en materia de control del tabaco se compone principalmente por el CMCT, la Ley 1335 y las sentencias de la Corte Constitucional C-830 de 2010, C-665 de 2007 y C-639 de 2010; este marco normativo es lo suficientemente robusto para que las autoridades administrativas puedan adoptar las medidas preventivas y sancionatorias idóneas para mantener a la industria tabacalera y sus actividades comerciales alejadas de la toma de decisiones de política pública y de los medios de comunicación tanto tradicionales como modernos.


[1] Fetterman JL, Weisbrod RM, Feng B, et al. Flavorings in Tobacco Products Induce Endothelial Cell Dysfunction. Arterioscler Thromb Vasc Biol. 2018;38(7):1607–1615.

[2] Leigh NJ, Lawton RI, Hershberger PA, et al. Flavourings significantly affect inhalation toxicity of aerosol generated from electronic nicotine delivery systems (ENDS). Tob Control 2016;25(Suppl 2):ii81–ii87.

[3] Pulido AC, Pinzón DC, Rodríguez NI,  et al. Opciones en Colombia para la regulación del uso de los sistemas electrónicos con o sin dispensación de nicotina y similares: un resumen de evidencias para política (policy brief). Bogotá, D.C.: Cardiecol, Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud – IETS y Fundación Colombiana del Corazón; 2018.