Noticias

7 de los 10 modelos de carros más vendidos en Colombia son de baja seguridad

Colombia presenta un alto índice de accidentes vehiculares, la mayoría de ellos originados por conductores de motos, seguido de accidentes automotores. Según cifras de medicina legal se presentan 7.000 muertes por año y más de 50.000 lesionados.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin


Esperanza Cerón
Directora Educar Consumidores

Los carros se venden como el ideal para llevar a la familia a las mayores aventuras, para protegerlas, ofrecen seguridad para todos los propósitos; y la propaganda debería corresponderse con la realidad; es decir, los autos se venden como seguros de manera implícita, por lo cual sus características técnicas deberían coincidir con las expectativas que la industria automotriz genera en los consumidores y en consecuencia deberían proporcionar vehículos seguros para sus ocupantes y los peatones, como en efecto ocurre actualmente en otros países.

Los consumidores compran vehículos dando por sentado que como la propaganda dice, están obteniendo seguridad. No obstante, si algún consumidor informado pide alguno de los estándares, o si el vendedor lo ofrece, pone un sobreprecio. Sin embargo, los autos y motos más vendidos en Colombia carecen en su mayoría de estos estándares.

“Según cálculos realizados con base en los resultados de las pruebas de LatinNCAP (2010-2019) y la información de los modelos de vehículos nuevos más vendidos según FENALCO- ANDI 2019, en Colombia, siete de los diez modelos de carros nuevos más vendidos son de baja seguridad, lo cual significa que a un choque a 64 km/h sus ocupantes pueden sufrir heridas fatales.”

Diario La República

8 estándares mínimos recomendados por la ONU:

  • Cinturón de seguridad de 3 puntos
  • Bolsas de seguridad
  • Control electrónico de estabilidad
  • Anclajes Isofix para sillas infantiles,
  • Protección para ocupantes en impacto lateral.
  • Frenos antibloqueo (ABS)
  • Alerta de colisión frontal
  • Frenado Autónomo de Emergencia

Colombia, no cumple con los estándares priorizados por Naciones Unidas en el Foro Mundial para la armonización de las regulaciones de vehículos (WP.29), encontrándose entre los 124 países que solo han aplicado hasta uno de los ocho estándares de seguridad vial vehicular; esta situación se materializa en que actualmente la legislación colombiana tiene más de 20 años de retraso frente a Europa y Estados Unidos en seguridad vehicular y por ello 7 de los 10 modelos de carros más vendidos en Colombia son de baja seguridad, con lo cual diariamente mueren aproximadamente 5 personas en choques de carros.

La inequidad en el mercado automotriz por países.

Latin-NCAP, clasifica de menor a mayor entre cero a cinco estrellas los autos por los estándares de seguridad que obtienen una serie de vehículos testeados, escogiendo los más vendidos en nuestros países.

Según Latin-NCAP: “Los latinoamericanos, ¿pagamos más y compramos menos?” “Los datos parecen mostrar que los ciudadanos latinoamericanos no tenemos los mismos derechos que los estadounidenses o europeos a la hora de comprar un auto. Debemos hacer un esfuerzo económico muy superior para adquirir un producto más costoso que en otras latitudes y de inferiores prestaciones en lo que a seguridad se refiere.

Por ejemplo, un mexicano debe dedicar casi el 70% de su sueldo anual para poder comprar un CHEVROLET SPARK mientras un ciudadano estadounidense tan sólo dedica un 26% por un modelo similar. Además, el mexicano estaría recibiendo un auto inseguro (calificado en los test de Latin NCAP con cero estrellas) y el estadounidense uno con altos estándares de seguridad ( cuatro estrellas en las pruebas de la NHTSA).

De la misma manera, un colombiano debe trabajar un año y diez meses (185% de su renta anual) para poder comprar un KIA PICANTO que Latin NCAP calificó con cero estrellas. Un español, en cambio, puede comprar el mismo modelo, pero calificado con 4 estrellas por Euro NCAP, con sólo 5 meses de trabajo (44%).”

La mayoría de los consumidores colombianos desconocen los estándares básicos de seguridad y el Gobierno colombiano se ha tardado en adoptarlos a través de políticas públicas. Expertos en la materia hacen el llamado a los países a que adopten estas medidas, como Latin-NCAP, Global Road Safety Program, la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible, este último a través del tercer (3,6) objetivo de desarrollo Sostenible, donde se busca reducir a la mitad el número de muertes y lesiones causadas por accidentes de tráfico en el mundo, y objetivo 11 (11,2) proporcionar acceso a sistemas de transporte seguros, asequibles, accesibles y sostenibles para todos, mejorando la seguridad vial, en particular mediante la ampliación del transporte público, prestando especial atención a las necesidades de las personas en situación de vulnerabilidad, las mujeres, los niños, las personas con discapacidad y las personas de edad.