Una dieta inadecuada es responsable de más muertes en el mundo que otros factores de riesgo como el tabaco

En 2017, 11 millones de muertes fueron causados por factores de riesgo dietario, como alto consumo de sodio, baja ingesta de granos integrales y baja ingesta de frutas y verduras. Este fue uno de los principales hallazgos del estudio publicado en Lancet el pasado 3 de abril de 2019, realizado en 195 países  entre los años 1990 y 2017.

Resumen del artículo: Efectos en la salud de los riesgos dietarios en 195 países.

Por décadas se ha dicho que la alimentación inadecuada es un factor de riesgo importante y prevenible para la aparición de enfermedades no transmisibles. Sin embargo, antes de esta publicación no se había medido la proporción de enfermedad atribuible a este factor de riesgo en adultos mayores de 25 años. La relevancia de este estudio radica en que permite conocer el impacto de la inadecuada alimentación sobre la morbi-mortalidad relacionada con las Enfermedades no Transmisibles y permite a los Estados y la sociedad civil tomar acciones basadas en evidencia.

La publicación muestra como a nivel global el consumo de todos los alimentos saludables fue sub-óptimo (menor a lo recomendado), en donde las mayores brechas entre lo consumido y lo recomendado se encuentran en frutos secos y semillas, leche y granos integrales. Por el contrario, los consumos de todos los alimentos no saludables sobrepasan con creces lo recomendado, como es el caso de las bebidas azucaradas, las carnes procesadas y las carnes rojas. El estudio también encontró que al desagregar la información por género los hombres consumen más de las dos clases de alimentos (saludables y no saludables) que las mujeres. Otro dato relevante es el elevado consumo de bebidas azucaradas y grasas trans en la región andina de Latinoamérica en donde se encuentra Colombia.

Los hallazgos son contundentes y merecen la pena su lectura detallada. A la luz de los resultados se puede decir que la dieta inadecuada es responsable de más muertes que otros factores de riesgo como el tabaco. Por lo tanto, los autores proponen que el mejoramiento de la dieta podría potencialmente evitar 1 de cada 5 muertes en el planeta. También proponen deslocalizar la discusión sobre el riesgo que representan nutrientes aislados como los azúcares o las grasas para promover más la producción y consumo de alimentos más saludables como frutas y verduras, prevenir la pérdida de la diversidad y estar acordes con los retos que implica el calentamiento global.

(GBD 2017 Diet Collaborators, 2019)

Consultar el informe original de Lancet 2017 AQUÍ

Referencias

GBD 2017 Diet Collaborators. (03 de abril de 2019). Health effects of dietary risks in 195 countries, 1990–2017: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2017. The Lancet, 1-15. doi:dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(19)30041-8

 

Sea el primero en comentar

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será publicado.


*