Empoderémonos y no permitamos que los productos comestibles para bebés socaven la práctica de la lactancia materna.

“EMPODEREMONOS HAGAMOS POSIBLE LA LACTANCIA MATERNA”, es el lema de la semana mundial de la lactancia materna en todo el mundo durante el mes de agosto. En tal sentido Educar Consumidores invita a que, en respuesta a la baja práctica de lactancia materna en Colombia, donde sólo 3 de cada 10 niños recibe lactancia materna exclusiva, nos empoderemos y hagamos frente a una de las más grandes amenazas que afecta esta práctica que salva vidas. 

La leche humana es el alimento ideal para el bebé porque le provee de todos los nutrientes y defensas necesarios para su adaptación a la vida fuera del útero. La lactancia materna previene infecciones, sobrepeso y obesidad en la edad adulta y una larga lista de enfermedades no transmisibles. También, tiene beneficios para la madre entre las que se encuentra menos riesgo de presentar cáncer de ovario y de mama. Sin embargo, todos estos beneficios pasan a un segundo plano cuando la industria de comestibles enfila todas sus baterías en hacer promoción, publicidad y patrocinio de todos sus productos así sea con prácticas indebidas.

La Organización Mundial de la Salud en 1981 adoptó el Código Internacional de Sucedáneos de la Leche Materna en donde se ponen reglas para la comercialización de productos comestibles para bebés y niños pequeños. En Colombia dicha herramienta fue acogida parcialmente en 1992, pero su alcance ha sido insuficiente para impedir que en Colombia según la ENSIN 2015, el 79% de las familias que dan fórmula infantil lo hagan por recomendación de profesionales de la salud, quienes a su vez se ven influenciados por una larga lista de prácticas de comercialización indebida como la visita médica, la entrega de muestras gratis, la entrega de regalos, cenas, entradas a eventos académicos y demás estrategias que hacen que los profesionales de la salud, muchas veces sin saberlo, prefieran recomendar esa clase de productos en lugar de dar solución a las dificultades que pueden presentarse con el amamantamiento.

Es hora que los ciudadanos y ciudadanas nos EMPODEREMOS y no permitamos que esto siga pasando, exijamos que las autoridades de Colombia detengan la publicidad, promoción y patrocinio indebidos de productos que pueden desincentivar la lactancia materna, que además, representan un riesgo potencial para la salud de nuestra niñez.

 

Sea el primero en comentar

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será publicado.


*