El tabaco, adicción que sigue “reclutando” a jóvenes

El 31 de mayo de cada año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus asociados globales celebran el Día Mundial Sin Tabaco, una oportunidad para concienciar sobre los efectos nocivos y letales de su consumo, y la exposición al humo de tabaco ajeno, en cualquiera de sus formas.

Este año, el Día Mundial Sin Tabaco 2019 se centra en “el tabaco y la salud pulmonar”, una campaña que servirá para alertar sobre las consecuencias negativas del tabaco en la salud pulmonar de las personas, que van desde el cáncer hasta enfermedades respiratorias crónicas, además del papel fundamental que desempeñan los pulmones en la salud y el bienestar de todos los humanos, según la OMS.

La campaña también aboga por políticas eficaces para reducir el consumo de tabaco, vinculando en las actividades de control a las partes interesadas, señala la OMS.

Jóvenes, tabaquismo y cigarrillo electrónico

Según la Encuesta Nacional de Tabaquismo, ENTJ, realizada por el Ministerio de Salud y la Universidad del Valle, los jóvenes en Colombia cada vez consumen más el cigarrillo electrónico. Destaca que el 15 por ciento de los jóvenes entre los 12 y los 18 años han probado el cigarrillo electrónico alguna vez en su vida, el 22 por ciento ha fumado el cigarrillo normal y el 7,9 por ciento consume productos de tabaco calentado.

De otra parte, el consumo de cigarrillo convencional entre los jóvenes es el mismo del cigarrillo electrónico, con un 9 por ciento de prevalencia, situación que genera alerta, dado que ha sido demostrado ampliamente que el cigarrillo electrónico contiene sustancias nocivas para la salud, a pesar de que es publicitado como una alternativa de menor riesgo.

Otro dato revela que hay un mayor consumo de tabaco en los colegios públicos, frente a los colegios privados, con una diferencia del 2 por ciento. Sin embargo, en ambos segmentos analizados se determinó que el 40 por ciento de los jóvenes inició el consumo entre los 12 y los 13 años de edad y el 17 por ciento entre los 10 y los 11 años.

Así mismo, la encuesta señala que los jóvenes están fumando más en los lugares públicos (29 por ciento), un 20 por ciento en la casa, un 17 por ciento en otro lugar, 15,9 por ciento en la casa de amigos y 7 por ciento en la escuela, también se conoció que el lugar donde más fuman los jóvenes es en Bogotá, seguido de Barranquilla, Medellín y Cali.

Varios jóvenes se iniciaron en el hábito a través de un familiar, especialmente en la ciudad de Barranquilla, mientras que las mujeres consiguen más fácilmente los cigarrillos a través de una tercera persona.

En cuanto a la exposición al humo ajeno de tabaco, se determinó que Medellín es la ciudad donde los jóvenes se encuentran más expuestos, seguida de las ciudades de Bogotá, Cali y Barranquilla.

El tabaco en los eventos deportivos

Los jóvenes manifestaron en un 50 por ciento, que reciben mensajes de promoción al consumo de tabaco y el 40 por ciento dice que ha recibido tales mensajes a través de eventos deportivos, lo cual significa que las compañías tabacaleras están realizando campañas de publicidad y promoción de los productos de tabaco, a pesar de que esta quedó prohibida en la Ley 1335 del 2009.

Un dato representativo y evidente: las tabacaleras están regalando cigarrillos.  El 9 por ciento reportó haber recibido muestras gratis en las ciudades de Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla.

En conclusión, el estudio muestra que la población escolar sigue estando expuesta al tabaco directamente y a través del humo de segunda mano o fumadores pasivos.

En este sentido, falta compromiso del Estado, para hacer cumplir las políticas públicas de control de tabaco, situación que está poniendo en riesgo la salud de los niños, niñas y adolescentes.

La encuesta también mostró que 1 de cada 10 escolares es fumador activo.

Burlas al Convenio Marco

Hace 13 años que en Colombia se firmó el Convenio Marco de Control de Tabaco (CMCT), el cuál ha sido ratificado por 168 países. Sin embargo, el nivel de implementación sigue siendo precario en políticas como la prohibición de publicidad, promoción y patrocinio, la exigencia de una advertencia sanitaria más visible y el reto que se ha venido dando con los nuevos productos.

Según Esperanza Cerón, médica y directora de Educar Consumidores, “el Convenio ha sido una herramienta efectiva para reducir el consumo de tabaquismo, pero ha faltado compromiso por parte de las autoridades gubernamentales, para hacerle seguimiento a lo que quedó allí establecido”.

Una de las falencias de la implementación del CMCT, ha sido el cumplimiento de la limitación de la interferencia de la industria en las políticas públicas de salud, ya que estas empresas han logrado acuerdos comerciales con diferentes entidades estatales.

El tema más preocupante es la publicidad agresiva que se viene llevando a cabo, para promocionar los productos de tabaco calentado y los cigarrillos electrónicos, los cuales han tenido gran difusión en eventos culturales, empresariales y musicales, captando especialmente la atención de los jóvenes, señaló Esperanza Cerón.

Patricia Sosa, directora para Latinoamérica y el Caribe de la Campaña para Niños Libres de Tabaco, reconoció que en muchas cosas se está ganando y el Acuerdo Marco es un éxito. Pero la industria está creando productos novedosos y recientemente lanzó a nivel global la Fundación por un Mundo Libre de Humo, mediante la cual promueven productos  con una estrategia muy atractiva, destinada a los jóvenes, y a la cual hay que prestarle atención.

“Este año, cuando se celebra el Día Mundial sin Tabaco, el mercado colombiano se ha visto invadido por productos de tabaco calentado y cigarrillos electrónicos que en muchas ocasiones son presentados como alternativas para dejar de fumar o de bajo riesgo”, señaló Cerón.

“Se ofrecen productos con aditivos, olores y presentaciones llamativas que inducen al engaño entre los consumidores, puesto que son presentados como libres de riesgo, cuando en realidad está demostrado que contienen sustancias nocivas para la salud” dijo Gabriel Robledo Kaiser, médico cardiólogo.

Leve descenso en tabaco y alza en el electrónico

La última encuesta de calidad de vida del DANE, revelada la semana pasada, demostró un leve descenso de consumo de tabaco tanto en jóvenes como en adultos, de un 8.3 a un 7 por ciento en un año. Sin embargo, el consumo del cigarrillo electrónico ha aumentado notablemente en jóvenes. Esto es algo preocupante, porque parte de la estrategia de la  industria tabacalera es lograr  que el mercado migre hacia los nuevos productos, para generar un impacto social en jóvenes.

Acción Legal

La organización de la sociedad  civil, Educar Consumidores, ha presentado una acción legalen el marco de la implementación del CMCT, cuyo propósito es que se haga efectiva la prohibición total de publicidad, promoción y patrocinio de productos de tabaco, la cual se ha visto incrementada a raíz de la introducción de los productos de tabaco calentado en el país.

Nicolás Parra, abogado de Educar Consumidores, señaló que “la acción legal tiene como propósito que la autoridad encargada de la implementación de la ley de control de tabaco, en este caso la Superintendencia de Industria y Comercio, cumpla con su deber legal de impedir la publicidad, promoción y patrocinio de productos de tabaco”.

Por su parte la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas en reciente declaración ha reiterado que los sistemas electrónicos de administración de nicotina, los sistemas similares sin nicotina (incluidos los cigarrillos electrónicos), los vapeadores y cualquier otro dispositivo, tengan o no mecanismos de combustión, representan peligros reales y potenciales para la salud.

Según Cesar Burgos, Presidente de esta entidad, la forma como se  comercializan estos productos en Colombia pone en riesgo principalmente a niños y jóvenes. “No existe una normatividad que regule los sistemas electrónicos de administración de nicotina, tengan o no mecanismos de combustión”.

Todavía falta un esfuerzo importante de las autoridades sanitarias por proteger la salud de los jóvenes colombianos, que se dejan inducir por productos que parecen inofensivos y siguen siendo peligrosos por su contenido de nicotina, olores y sabores que hacen más atractiva su presentación.

Es importante reunir toda la evidencia científica sobre el tema y lograr que cualquier producto de estos que hoy invade el mercado, se acoja a la legislación vigente y tenga una estricta vigilancia por parte del Ministerio de Salud.

Sea el primero en comentar

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será publicado.


*