Consumo y publicidad de productos “Detox” en Colombia un riesgo que requiere atención de la comunidad

Educar Consumidores
Educar Consumidores

Entre 2018 y 2019, la Clínica Jurídica Sostenibilidad, Justicia Económica, Derechos Humanos y Empresa (SJEDHE) de Medellín ha presentado varios recursos jurídicos pidiendo que se regule el uso de piezas publicitarias de los “PRODUCTOS PARA DIETA O ALIMENTICIOS DESINTOXICANTES –DETOX” en Colombia. Esto, porque en contravía de lo establecido en el artículo 23[1] superior de la Ley 1480 de 2011 –Estatuto del Consumidor–, la publicidad comercial que promociona los productos “DETOX” no es “clara, veraz, suficiente, oportuna, verificable, compresible precisa e idónea”.

Esto, representa un problema que se relaciona con la afectación a derechos humanos y derechos fundamentales consagrados en la Carta Política, como son el derecho a la salud, el derecho a la información, el derecho de acceso a la justicia, entre otros.

Es por lo anterior que consideramos necesario, dar a conocer las investigaciones y acciones que hemos adelantado como Clínica Jurídica y como ciudadanos preocupados por la vulneración a los derechos de los consumidores.

En adelante, se expondrán las consecuencias negativas a la salud de los consumidores que traen los mencionados productos; y, seguido a ello, mostraremos la imperiosa necesidad de regular la venta y la publicidad de los productos “DETOX” que invitan a su consumo, con el fin de que el lector pueda reflexionar acerca de la gravedad de asumir hábitos de consumo fitness, pero sin conocer sus efectos adversos sobre el organismo.

Los productos para dieta o alimenticios desintoxicantes “DETOX”

Los productos conocidos como “DETOX”, son bienes de consumo que se comercializan y publicitan bajo la promesa de desintoxicar el organismo; es decir, de liberar al organismo de toxinas, ofreciendo un cambio de vida o dando un estatus social de persona saludable. Estos productos prometen un cambio en el organismo que mejore los procesos biológicos, físicos, mentales y metabólicos, así como también el estado de salud y la reducción del peso corporal, el aumento de los niveles de energía o la mejora del estado de ánimo, inclusive. Estos productos se comercializan comúnmente como batidos o smoothies.

De esta primera proposición resulta fundamental comprender que los “DETOX” se venden como “desintoxicantes”; no porque purifiquen el organismo sino porque prometen hacerlo, pero luego no lo hacen. En efecto, para que se presenten los beneficios que prometen, es necesario acompañarlos de una dieta que va más allá de su ingesta, como también de la realización de actividad física y hábitos alimenticios saludables.

Acerca de las promesas de desintoxicar y adelgazar

Una de las promesas que hacen las empresas que comercializan, publicitan y/o ofrecen a los consumidores los productos “DETOX”, es que permiten adelgazar de manera rápida y sana. Sin embargo, si bien beber un batido con frutas o verduras puede ser una opción mucho más saludable que tomar una bebida azucarada, de ninguna manera, un producto “DETOX” puede sustituir una de las comidas –desayuno, almuerzo o cena– que, en promedio, toda persona debe consumir al día. Asumir este tipo de decisiones por la promesa del “cambio” puede causar un déficit nutricional que producirá, naturalmente, una pérdida de peso dramática debido a la mala alimentación. Dicha pérdida de peso durará poco si el individuo recupera una dieta sana, generándose el conocido Efecto Rebote[2].

Al respecto de la promesa de desintoxicación de los productos “DETOX”, citamos un fragmento tomado de Harvard Women’s Health Watch, del Harvard Medical School:

“El cuerpo humano puede defenderse muy bien de la mayoría de las agresiones ambientales y también de los efectos de la indulgencia ocasional. Si usted está sano, concéntrese en dar a su cuerpo lo que necesita para mantener robusto su sistema de auto-limpieza (…)”

Es necesario que el lector note que el cuerpo humano no necesita de productos para desintoxicarse. Constantemente nuestro organismo está trabajando para eliminar las toxinas de nuestro cuerpo. Es más, lo puede hacer muy bien si se alimenta sanamente. Por el contrario, si se leen los informes de especialistas acerca de los efectos purificadores y cuasi-milagrosos de los productos “DETOX”, es recurrente encontrar que no existe evidencia científica que demuestre que estos productos ayuden al cuerpo; de hecho, la etiqueta “DETOX” que tienen ciertos productos no referencia estudios serios que respalden sus propiedades desintoxicantes.

En Corea los investigadores Kim, Ko y Lim (2017) al referirse a los productos desintoxicantes, destacan las frutas y las verduras como los alimentos desintoxicantes por excelencia. Estos productos trabajan junto con órganos como el páncreas para limpiar el organismo.

En el mismo sentido, las investigaciones de los médicos australianos Klein y Kiat (2015), los farmacéuticos estadounidenses Gabay et al. (2017), los norteamericanos Obert et al. (2017); han sostenido que los efectos médicos de los productos DETOX son indeterminados.

Por su parte, los norteamericanos Obert et al. (2017) mientras revisaban la epidemiología de la obesidad y las dietas más populares. Terminaron por reconocer como escasos los estudios que permiten tipificar los beneficios de las dietas cuando de reducción de peso se trata. Específicamente al analizar las dietas détox plantean como este tipo de dietas tienden a funcionar en un primer momento, porque conducen a una ingesta extremadamente baja de calorías durante períodos cortos de tiempo, sin embargo, a largo plazo tienden a conducir al aumento de peso una vez que se reanuda una dieta normal.

Con esto, podríamos afirmar el uso de la etiqueta “DETOX” es realmente una estrategia de mercadeo. Al respecto, dice M. Cohen (2007): “While a modern science of DETOXicology’ seems to be emerging, evidence based DETOXicology still seems quite far off, and at present ‘DETOX’ is certainly more of a sales pitch than a science”[3].

Teniendo en cuenta los pronunciamientos anteriores, y otras investigaciones realizadas, es posible concluir que los productos “DETOX” no cumplen las expectativas que ofrecen a sus compradores y que –por el contrario– pueden llegar a ocasionar problemas en la salud. Por eso es necesario que las entidades competentes tomen las medidas conducentes a proteger los derechos de los consumidores.

Actos concretos: recursos constitucionales y legales promovidos

La Clínica Jurídica SJEDHE, al enterarse de los inconvenientes que las bebidas –y dietas– “DETOX” producen a la salud –así como también que no está demostrado, científicamente, que cumplan alguna de sus promesas–, decidió emprender acciones legales, interponiendo un derecho de petición ante la SIC para solicitar, entre otras cosas, una pronta regulación de la publicidad comercial utilizada. Esto para que dichos productos se vendan de manera justa y acorde con el artículo 78 de la Constitución Política y la Ley 1480 de 2011 –Estatuto del Consumidor.

Sobre nuestra gestión, además de estar motivada por el bien común y la salud pública, vale la pena informar que dicho derecho de petición fue modificado por la SIC, dándosele el estatus de “denuncia” y luego este organismo de vigilancia y control lo remitió al INVIMA.

Por su parte, el INVIMA no dio una respuesta ni satisfactoria ni concordante con lo pedido –puesto que solamente se limitó a referenciar y a transcribir apartes de normas de derecho–.

Posteriormente la SIC nos solicitó más tiempo para resolver la petición, plazo que cumplió, pero sin dar una respuesta de fondo, lo cual motivó a los miembros de la clínica jurídica SJEDHE a interponer una acción de tutela. En su fallo, la jueza ordenó a la SIC a dar finalmente una respuesta y, aunque la entidad tardó en responder, ahora mismo se han logrado avances importantes por su parte, porque en ejercicio de sus funciones de vigilancia y control ha iniciado una estricta investigación de las empresas que comercializan productos “DETOX”.

¿Regulará la SIC los productos “DETOX” este 2019?

De la mano de estos esfuerzos, a los miembros de la clínica jurídica SJEDHE nos ilusiona poder realizar un aporte valioso en pro de los derechos y del bienestar de los consumidores del país.

Una de las respuestas de la SIC a nuestras peticiones consistió en incluir la propuesta y la solicitud de control en la “agenda regulatoria de 2019”. Esto quiere decir que la SIC expedirá una resolución, donde va a considerar ser más estricta con las riesgosas promesas de los productores y/o comercializadores de productos “DETOX”.

Sin embargo, la SIC se excusa en la necesidad de realizar, antes de la regulación, un estudio de viabilidad. De la mano de esta solicitud, la clínica jurídica SJEDHE y el presente advocacy paper quieren impactar positivamente en el respeto de los derechos de los consumidores, logrando la incidencia esperada.

Consideración final: hacemos un llamado e invitamos a los consumidores a solicitar la protección de la SIC y el INVIMA

Como el lector ha podido percatarse, se está engañando claramente al comprador con falsas cualidades purificadoras, desintoxicantes, adelgazantes y depurativas. Si se está ante la violación un derecho, como ciudadanos, esperamos que las instituciones cesen dicha violación. Y teniendo en cuenta que las respuestas de la SIC han tardado, consideramos que nos queda sonar la alerta: las empresas que comercializan y producen “DETOX” están lejos de la verdad cuando anuncia las propiedades anteriormente mencionadas, pues carecen de soportes científicos y fundados en estudios serios.

Más allá del esnobismo que trae consigo invocar a la ciencia, el propósito es advertir a los consumidores, para que puedan ser verdaderamente libres y tomar una decisión consciente a la hora de consumir o no los productos mencionados.

**Artículo suministrado por la Clínica Jurídica Sostenibilidad, Justicia Económica, Derechos Humanos y Empresa (SJEDHE) de Medellín, Colombia.

Referencias

  1. Carrotte, E. R., Vella, A. M., & Lim, M. S. C. (2015). Predictors of “liking” three types of health and fitness-related content on social media: A cross-sectional study. Journal of Medical Internet Research, 17(8), e205. https://doi.org/10.2196/jmir.4803
  2. Cohen, M. (2007). “Detox”: science or sales pitch? Australian Family Physician, 36(12). Retrieved from https://search.informit.com.au/documentSummary;dn=355505126439353;res=IELHEA
  3. Elving, W. J. L., Golob, U., Podnar, K., Ellerup – Nielsen, A., & Thomson, C. (2015). The bad, the ugly and the good: new challenges for CSR communication. Corporate Communications: An International Journal, 20(2), 118–127. https://doi.org/10.1108/CCIJ-02-2015-0006
  4. Gabay, M., Smith, J. A., Chavez, M. L., Goldwire, M., Walker, S., Coon, S. A., … Abe, A. M. (2017). White Paper on Natural Products. Pharmacotherapy: The Journal of Human Pharmacology and Drug Therapy, 37(1), e1–e15. https://doi.org/10.1002/phar.1874
  5. Instituto de Ciencias de la Salud y Actividad Física -ICSAF. (2019). Qué es el efecto rebote y cómo evitarlo. Retrieved March 18, 2019, from https://www.institutoisaf.es/efecto-rebote-evitarlo/
  6. Kim, M. B., Ko, J. Y., & Lim, S. Bin. (2017). Formulation Optimization of Antioxidant-Rich Juice Powders Based on Experimental Mixture Design. 32 Journal of Food Processing and Preservation, 41(3), e12897. https://doi.org/10.1111/jfpp.12897
  7. Klein, A. V., & Kiat, H. (2015). Detox diets for toxin elimination and weight management: A critical review of the evidence. Journal of Human Nutrition and Dietetics, 28(6), 675–686. https://doi.org/10.1111/jhn.12286
  8. Lewis, S., Thomas, S. L., Blood, R. W., Castle, D., Hyde, J., & Komesaroff, P. A. (2011). “I”m searching for solutions’: Why are obese individuals turning to the Internet for help and support with “being fat”? Health Expectations, 14(4), 339– 350. https://doi.org/10.1111/j.1369-7625.2010.00644.x
  9. Obert, J., Pearlman, M., Obert, L., & Chapin, S. (2017). Popular Weight Loss Strategies: a Review of Four Weight Loss Techniques. Current Gastroenterology Reports, 19(12), 61. https://doi.org/10.1007/s11894-017-0603-8
  10. Ortí, A., & Basulto, J. (2014). Batidos verdes, o por qué el zumo color hierba no desintoxica los siete males. Retrieved from https://comeronocomer.es/mitos-de-las-dietas-milagro/batidos-verdes-o-por-que-el-zumo-color-hierba-no-desintoxica-los-siete
  11. Rose, L. B., Posadzki, P., & Ernst, E. (2012). Spurious claims for health-care products: an experimental approach to evaluating current UK legislation and its implementation. The Medico-Legal Journal, 80(Pt 1), 13–18. https://doi.org/10.1258/mlj.2011.011034
  12. Schoonees, A., Young, T., & Volmink, J. (2013). The advertising of nutritional supplements in South African women’s magazines: A descriptive survey. South African Journal of Clinical Nutrition, 26(2), 12–18. https://doi.org/10.1080/16070658.2013.11734445
  13. The dubious practice of detox. (2008). Retrieved March 18, 2019, from https://www.health.harvard.edu/staying-healthy/the-dubious-practice-of-detox

* La Clínica Jurídica SJEDHE tiene su centro de operaciones en la ciudad de Medellín, y opera desde el segundo semestre del año 2018. Este grupo es coordinado por la Dra. Manuela Escobar-Sierra y el Dr. Felipe Calderón-Valencia, y de ella forman parte activa los estudiantes: Juan Camilo Restrepo, Laura María Arias, Luisa Bedoya, Lola Reyes, Isabela Valencia, Marisol Velásquez, Daniela Villa, Juan José Pérez, Daniel Porras, Luis Felipe Restrepo, José Velásquez.

[1] Artículo 23. Información mínima y responsabilidad. Los proveedores y productores deberán suministrar a los consumidores información, clara, veraz, suficiente, oportuna, verificable, comprensible, precisa e idónea sobre los productos que ofrezcan y, sin perjuicio de lo señalado para los productos defectuosos, serán responsables de todo daño que sea consecuencia de la inadecuada o insuficiente información. En todos los casos la información mínima debe estar en castellano.

[2] El Efecto Rebote se produce al volver a alimentarse normalmente, todo cuerpo recupera y/o sobrepasa los kilos perdidos.

[3] “Mientras parece estar emergiendo una ciencia moderna de desintoxicación, evidencia basada en esta todavía parece estar muy lejos, y en el presente ‘detox’ es ciertamente más una estrategia de venta que una ciencia” (Cohen, 2007). [*traducción sugerida por los autores].

Sea el primero en comentar

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será publicado.


*